C/ Zurbano, 58, local

28010 Madrid ( Spain )

Tel. ( +34) 91 391 00 30

info@ortoclinik.com

C/ Zurbano, 58.  local. 28010 Madrid (Spain)

Tel. ( +34) 91 391 00 30 | info@ortoclinik.com

DIAGNÓSTICO DE LA APNEA DE SUEÑO EN NIÑOS

Para diagnosticar la apnea infantil adecuadamente es necesario un equipo multidisciplinar en el que intervienen especialistas de áreas muy diversas:

– El pediatra

– El odontólogo ortodoncista

– El otorrinolaringólogo

– El neumólogo

– El neurofisiólogo

– El logopeda

El odontólogo es muchas veces el primero en diagnosticar el problema porque el Síndrome de Apnea Obstructiva del Sueño perjudica el desarrollo dentofacial del niño produciendo deformidades dentofaciales y problemas de ortodoncia.

La Dra. Beatriz Casillas es odontólogo y ortodoncista especializada en el diagnóstico y tratamiento de la apnea infantil. Y para realizar un tratamiento integral de la apnea trabaja con un equipo de otorrinolaringólogos, pediatras, neumólogos y neurofisiólogos.

PRUEBAS PARA EL DIAGNÓSTICO DE LA APNEA DE SUEÑO EN NIÑOS:

Para diagnosticar la enfermedad de tu hijo el médico revisará sus síntomas, sus antecedentes médicos y le realizará un examen físico.

Debido a que las pruebas de diagnóstico y los tratamientos de la apnea obstructiva del sueño en los niños difiere de aquellos que se realizan para los adultos, es importante obtener un diagnóstico preciso.

Estas son algunas de las pruebas para el diagnóstico de la apnea del sueño en niños:

  • Polisomnografía: La polisomnografía o estudio del sueño se realiza por la noche en un centro hospitalario. Para ello, se utilizan sensores que se colocan sobre el cuerpo para registrar la actividad de las ondas cerebrales, los patrones de respiración, los ronquidos, los niveles de oxígeno, la frecuencia cardiaca y la actividad muscular mientras tu hijo duerme.
  • Oximetría: Un registro de los niveles de oxígeno durante la noche en el hogar puede ayudar a determinar el diagnóstico. A veces la oximetría no logra proporcionar el diagnóstico y tu hijo deberá someterse a una polisomnografía.
  • Drug Induced Sleep Endoscopy (DISE): Es una prueba relativamente nueva y una herramienta diagnóstica muy efectiva para identificar obstrucciones faríngeas bajo unas condiciones que simulan el sueño normal.
  • Tomografía Axial Computarizada (TAC)
  • Resonancia magnética
  • Radiografía de tórax: En casos de apnea obstructiva severa detecta una posible hipertrofia ventricular derecha.

Academia Americana de Pediatría

Pautas para el diagnóstico de la Apnea de sueño en niños

  1. En las revisiones pediátricas de rutina se debe preguntar si el niño ronca. 
  2. Si el niño ronca tres o más veces por semana y tiene síntomas de apnea del sueño se debe realizar una polisomnografía.
  3. La herramienta diagnóstica clave para diagnosticar la apnea infantil es la polisomnografía nocturna.
  4. En caso de no poder realizar la polisomnografía nocturna existen otras pruebas diagnósticas como  grabación de video nocturno, oximetría nocturna o polisomnografía ambulatoria. 

Diagnóstico Precoz de Respiración Bucal y Apnea Infantil

El diagnóstico y tratamiento temprano de la respiración bucal previene la apnea del sueño en niños. Los niños que respiran por la boca lo hacen porque tienen alguna obstrucción al paso de aire por la naso-faringe. Las causas más frecuentes de obstrucción son las anginas y vegetaciones hipertróficas. Pero si después de su extirpación el niño sigue respirando por la boca, este problema se crónifica pudiendo dar lugar a episodios de apnea en el niño.

El crecimiento de la mandíbula inferior es incorrecto en los niños que respiran por la boca porque al tener la boca abierta dejan caer la mandíbula hacia abajo provocando que ésta crezca hacia atrás. El aspecto de la cara se conoce coloquialmente como “cara de conejo” porque la mandíbula crece hacia adentro. Esto se acompaña de otros cambios en la boca : el paladar se estrecha y se hace más profundo y esto hace que los futuros dientes definitivos salgan torcidos por falta de espacio.

Diagnóstico Precoz de Respiración Bucal y Apnea Infantil

El diagnóstico y tratamiento temprano de la respiración bucal previene la apnea del sueño en niños. Los niños que respiran por la boca lo hacen porque tienen alguna obstrucción al paso de aire por la naso-faringe. Las causas más frecuentes de obstrucción son las anginas y vegetaciones hipertróficas. Pero si después de su extirpación el niño sigue respirando por la boca, este problema se crónifica pudiendo dar lugar a episodios de apnea en el niño.

El crecimiento de la mandíbula inferior es incorrecto en los niños que respiran por la boca porque al tener la boca abierta dejan caer la mandíbula hacia abajo provocando que ésta crezca hacia atrás. El aspecto de la cara se conoce coloquialmente como “cara de conejo” porque la mandíbula crece hacia adentro. Esto se acompaña de otros cambios en la boca : el paladar se estrecha y se hace más profundo y esto hace que los futuros dientes definitivos salgan torcidos por falta de espacio.

Ortodoncia y apnea infantil

Para el diagnóstico de la apnea en niños es necesario valorar si existen alteraciones del crecimiento de la cara y de las mandíbulas porque la evidencia científica demuestra que favorecen el desarrollo de la apnea infantil.

Durante la primera consulta y para hacer el diagnóstico la Dra. Beatriz Casillas realizará un cuestionario de sueño, una evaluación ortodóncica y miofuncional de la boca de su hijo. La exploración consistirá en la detección de signos y síntomas asociados a la apnea infantil. Esto es importante porque una incorrecta mordida se encuentra entre las causas de la apnea del sueño en niños.

  • Incorrecto crecimiento del maxilar y mandíbula
  • Forma y tamaño del paladar estrechos
  • Mandíbula hacia adentro
  • Posición baja de la lengua
  • Frenillo lingual corto
  • Posición incorrecta de los labios o falta de tono muscular (abiertos)
  • Malos hábitos orales
  • Deglución y masticación incorrectas
  • Patrón respiratorio incorrecto
  • Postura incorrecta de cabeza, hombros y espalda
  • Palpación dolorosa de los músculos masticatorios
  • Alteraciones de la articulación de la mandíbula

ESTUDIO RADIOLÓGICO PARA EL DIAGNÓSTICO DE APNEA DEL SUEÑOÑ EN NIÑOS

El estudio radiológico comprende la ortopantomografía , la telerradiografía de perfil y la radiografía lateral de cráneo o telerradiografía de perfil.

Estás pruebas son las que se realizan en el llamado estudio diagnóstico de ortodoncia junto con unas fotografias intraorales, extraorales y de la postura.

En la telerradiografía de perfil se estudian las vías aéreas superiores. La cefalometría permite medir el tamaño del maxilar y la mandíbula y determinar si están adelantados o retrasados. Este estudio permite determinar cómo afecta el crecimiento de la cara del niño a su función respiratoria.

La ortopantomografía permite valorar el desarrollo de la dentición, posible sinusitis o desviación del tabique.

POLISOMNOGRAFÍA NOCTURNA

La prueba diagnóstica por excelencia para el diagnóstico de la apnea en niños  es la  polisomnografía nocturna o registro del sueño. Consiste en un examen que se realiza en un hospital. Para ello, el niño duerme una noche en una unidad del sueño y es conectado a unos sensores que registran las características del sueño y las funciones corporales del paciente durante el mismo. Este estudio permite grabar simultáneamente la actividad eléctrica cerebral, la frecuencia y ciclo respiratorios, la saturación de oxígeno, el tono muscular y la frecuencia cardiaca.

Con estos resultados se logra determinar si el patrón de sueño de su hijo es el correcto o en su defecto qué es lo que está afectando la calidad del sueño y qué factores lo están alterando.Permitiendo diagnosticar en niños y en adultos las patologías propias del sueño: apnea, ronquido, parasomnia o cualquier otro trastorno del sueño que pueda interferir en éste.

Saber más

POLISOMNOGRAFÍA O ESTUDIO DEL SUEÑO

La polisomnografía nocturna (PSG) es una técnica neurofisiológica que estudia el sueño mediante el registro de múltiples parámetros fisiológicos. Es un estudio inocuo para el paciente, ya que no presenta ningún efecto adverso o indeseable. No existen corrientes eléctricas hacia el paciente, ni radiaciones, y se realiza sin ningún tipo de anestesia o sedación. El paciente duerme espontáneamente en el laboratorio de sueño, durante un tiempo variable, normalmente unas 8 horas, mientras el poligrafo registra y almacena las diferentes señales fisiológicas.

     Tras el registro, se  realiza el análisis detallado de los datos obtenidos por un especialista en trastornos del sueño. En la pantalla del ordenador se realiza el estadiaje de las distintas fases del sueño y se revisan los diferentes eventos transcurridos durante del sueño según las monitorizaciones realizadas. Hay que revisar las 8-10 horas de registro y sigue siendo, a pesar de los avances, un procedimiento largo y laborioso. Según los electrodos y sensores utilizados  en la PSG, nos permite monitorizar las diferentes  variables fisiológicas durante el período de sueño. La PSG continua siendo en la actualidad, la prueba “gold standard” para el diagnóstico de cualquier trastorno de sueño.

Los parámetros básicos para el estudio de la macroestructura de sueño, incluyen: electroencefalografía (EEG), electromiografía (EMG) del mentón y de las extremidades inferiores y electrooculograma (EOG). Estos parámetros nos permiten, según las últimas normas de codificación de los estadios de sueño, realizar un análisis de la arquitectura del sueño, diferenciando la secuencia de dichas fases no permite dibujar el hipnograma y valorar parámetros de la arquitectura con son: los porcentajes de las diferentes fases de sueño (fase 1, fase 2, fase 3 y REM), el número de ciclos, la latencia de sueño, la latencia de sueño REM, la eficiencia de sueño entre otros… 

     La codificación de las fases de sueño se realiza siguiendo unos criterios estandarizados:

La fase 1 del NREM es la transición desde la vigilia al sueño; se le reconoce por la desaparición del patrón regular α (alfa) e instauración de un patrón de baja amplitud y de frecuencia mixta predominantemente en el intervalo theta (4 a 7 Hz), con movimientos oculares lentos.

La fase 2 del NREM se define por la aparición de complejos K y de husos de sueño superpuestos a una actividad de base similar a la del estado 1. Los complejos K son descargas lentas, negativas (hacia arriba) y de amplitud elevada que se continúan inmediatamente después por una deflexión positiva (hacia abajo). Los husos de sueño son descargas de alta frecuencia de corta duración y que presentan una amplitud característica con subidas y bajadas. La actividad ocular permanece ausente y el EMG continúa de manera similar al estadio 1. La suma del sueño de fase 1 y fase 2 se conoce como también como sueño lento superficial.

La fase 3 del NREM, también llamado sueño lento profundo, se caracteriza por ser un sueño con más del 20% (pero menos del 50%) de actividad delta de amplitud elevada (> 75 microV) (0,5 a 2 Hz). Los husos del sueño pueden persistir, sigue sin haber actividad ocular, y la actividad del EMG permanece a un nivel disminuido.

Dónde estamos

c/ Zurbano 58, local.

28010 Madrid

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies